El tiempo es tuyo

stocksnap_skt4gsyzmj-1

¿Alguna vez has sentido que desde que suena el despertador y abres los ojos, ya se te ha hecho tarde?

Hoy en día el ritmo de vida diario te exige siempre asumir que tienes que dar más de lo que puedes dar, que tienes que lograr más de lo que logras y que, definitivamente, aún así no es suficiente.

No cabe duda de que esta sensación de no tener tiempo para nada tiene que ver con la capacidad de organizar o gestionar el tiempo. Y aunque parece una tarea sencilla, la verdad es que no lo es.

Gestionar el tiempo es algo que  se aprender, y es una habilidad que se va perfeccionando con la práctica.

Lo primero que hay que reconocer es que: EL TIEMPO ES TUYO.

La mayor parte del estrés parte de la percepción de que el tiempo es de los demás  y de los compromisos que tienes con ellos. Desde este punto de vista es fácil administrar mal el tiempo, ya que depende de cumplir con el mundo exterior y no contigo.

La capacidad de tener éxito, estar relajado y mantener el control requiere de nuevas maneras de pensar y de entender tu mente.

Por eso es importante entrenar la mente para lograr una rutina saludable y en la que sientas que además trabajas por tu bienestar. Cuando entrenas tu mente logras gestionar tu tiempo y funcionar con un alto nivel de productividad. La mente despejada te brinda una sensación positiva de control y tranquilidad, aún cuando tengas una cantidad abrumadora de cosas que hacer.

Para esto te recomiendo el uso de un “entrenador personal” que puedes tener justo en tus manos, la aplicación de idstress. Una herramienta que te brinda un programa personalizado que podrás adaptar a tu rutina y calendario, y que además, tal como seguir un programa de ejercicios para cuidar de tu estado físico, éste también es placentero y motivador.

Asimismo, puedes también complementar tu programa con algunos tips para gestionar tu tiempo positivamente:

  1. Planifica: inicia tu día planificando cuáles son las tareas “claves”. Aquellas que debes entregar  o citas que ya tengas concretadas.
  2. Haz un horario: tanto para las cuestiones laborales como personales.
  3. Marca prioridades: comienza por realizar las tareas más importantes o complicadas, así lo que continúa te resultará más sencillo de ejecutarlo.
  4. Utiliza una agenda semanal: esto te ayudará a tener una idea de tu tiempo.
  5. Agrupa tareas que sean similares: de esta manera vas cubriendo áreas de tus tareas y sientes avanzar más.
  6. Prémiate: motívate de manera positiva por lo que has logrado y siente entusiasmo para seguir adelante.

 

Ana Lombard

Terapeuta Global – Cuerpo, emociones & estrés

Fundadora del Centro Enlace, “Terapias Naturales Cuerpo y Mente”

Creadora de iDStress App

@AnaEnlace

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *