vacances_famille

¡Vacaciones, me olvido de todo! O casi todo…  El verano acostumbra a rimar con familia… y, como no, con familia política. Manual para mantenerte zen y regenerarte este verano gracias a la filosofía de idstress.

Con la inminente llegada de las vacaciones, acostumbro a ver en mi consulta muchas personas más estresadas por la perspectiva de sus vacaciones que por su trabajo. Este paréntesis estival debería ser bienvenido y aprovechado al máximo para disfrutar de la pareja, hijos, amigos y salir de la burbuja profesional. También debería servirnos para aflojar todas las tensiones que hemos acumulado durante meses y meses, pero a menudo sucede todo lo contrario y sufrimos el efecto inverso.

Una convivencia y no siempre fácil

El verano tendría que ser la ocasión ideal para poder pasar tiempo en familia en un sentido amplio. Los niños tienen la oportunidad de volver a pasar tiempo con primos y abuelos y esto es muy enriquecedor para ellos. Pero para los padres esta situación puede ser una fuente de muchas angustias. Una de mis pacientes me explicada que había discutido con su marido, porque ella no tenía ganas de aceptar un año más el ritmo de su familia política, muy estricto en los horarios. Para ella esta situación era tan insoportable que tenía “serias” dudas sobre pedir el divorcio antes de las vacaciones y así evitar estas obligaciones impuestas.

 Aprende a imponer límites constructivos

No debemos olvidarnos que se trata de estar de vacaciones, y por eso no hay que dejarse ahogar por las emociones incómodas. Lo primero que aconsejo a mis pacientes, es de limitar el tiempo que se da a los demás “por obligación”. En lugar de llegar al punto de rotura con la pareja al negarse a acompañarla con su familia o de deprimirse al saber que se va a pasar una semana en condiciones que no son de su agrado, una de las soluciones que propongo sería la de verbalizar a la pareja que podemos aguantar esta situación pero limitada un ¡máximo de 3 días!

La comunicación positiva es muy útil para aprender a “decir NO” cuando es necesario. Puedes también condicionarte positivamente, practicando con tu app idstress  la meditación “Aceptando a los demás tal como son” (en la Serie Autoestima) con la que aprenderás a convivir con los defectos de los demás sin que te afecte tanto. Utilízala siempre que sientas que la mosca te sube a la nariz.

Tampoco te olvides que siempre tienes a tu disposición el “Panic Button”  (en la Serie Relajaciones Exprés) cuando la situación amenaza a ir a peor.

Reconéctate con tu cuerpo y tus emociones

Aprovecha también de esta pausa veraniega para volver a centrarte y prestar atención a tu respiración.  Si necesitas calmar tus nervios o moderar las palabras que salen por tu boca, es importante oxigenarte profundamente y exhalar lentamente, así  aprenderás a dosificar el flujo de tus palabras.

Para ello, la Serie “Respiración” de idstress te será una potente ayuda. Ya puedes empezar por el ejercicio “Observa tu respiración” y después continuar con el de “Respiración emocional” que te ayudará a reconectarte con tus emociones agradables.

 Tómate un tiempo para no hacer nada y ser tú mismo

Siempre digo a mis pacientes que la única obligación durante las vacaciones es de descansar y de regenerarse. Siempre los invito a reflexionar sobre esta cita de Alexandra David-Néel: “Para llegar a ser algo y hacer algo, tienes que ser alguien”. Inspiradora, ¿verdad?

Durante todo el año estamos en modo hiperactivo y en constante modo de aparentar, ahogamos nuestros deseos para satisfacer a nuestro jefe, a los clientes,… Ahora, en vacaciones, ha llegado el momento de escucharte y atreverte a crear las condiciones favorables para poder hacer “lo que te da la gana”. Autorízate a saborear los pequeños placeres vacacionales como: leer, comer un helado, pasar momentos de intimidad en pareja, reírse a carcajadas con tus hijos,… También es la oportunidad de descubrir los beneficios de la meditación regalándote una pausa de 10 minutos al sol (sin gafas de sol para que el nervio óptico transmita directamente al cerebro toda la luz que absorbe) y contemplando un bonito paisaje.

He concebido idstress para ayudar a todos mis pacientes y cualquier otra persona a descubrir los beneficios de la meditación, incluso aquellos que siempre van con prisa han sido conquistados por las Relajaciones exprés.

Regálate este bonito obsequio para regresar con toda la vitalidad de tus vacaciones. ¡Nos vemos en Septiembre!

 


Ana Lombard

Terapeuta Global – Cuerpo, emociones & estrés

Fundadora del Centro Enlace, “Terapias Naturales Cuerpo y Mente”

Creadora de iDStress App

@AnaEnlace